En Noveno enREDamos al matoneo

Por: Valorcito Sequeda Haquí (Seudónimo de concurso)

Experiencia en fortalecimientos en Valores y uso de espacios online (redes sociales y blog) como motivación y herramientas de apoyo para la erradicación de comportamientos agresivos entre estudiantes del grado noveno de la Institución Educativa….

Proyecto de aula de mejoramiento convivencial y académico aplicada  en el grado noveno de…

postulada al XVIII Premio Santillana de Experiencias significativas 2012

Colombia, noviembre de 2012

CONTENIDO

PRESENTACIÓN

PROPÓSITOS

OBJETIVOS

OBJETIVO GENERAL

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

CIRCUNSTANCIAS DE IMPLEMENTACIÓN DE LA EXPERIENCIA

PROCESO DESARROLLADO

RESULTADO OBTENIDO

CONCLUSIONES

BIBLIOGRAFÍA

ANEXOS

PRESENTACIÓN

Turrualdo –nombre cambiado- dejó de asistir a clase por muchos días pero eso no me alarmó como director de grupo pues él era un tanto irregular en su asistencia a clase dado los múltiples problemas por los que pasaba su humilde y rural familia y ya se tenía con él cierta consideración. Pero cuando uno de sus compañeros nos informó, a mí y a la sicorientadora, a través del chat de nuestro sitio web de valores que Turrualdo José Guarán López no quería regresar a clase porque algunos de sus compañeros lo venían molestando mucho, enseguida supe que la situación era delicada y fue inevitable pensar que este estudiante del grado noveno de mi institución estaba siendo víctima del llamado matoneo o bullying. Además, el tema, o mejor fenómeno, estaba muy vigente en los medios de comunicación pues se ha venido presentando en todo el país el acoso generalizado y sistemático de unos estudiantes contra otros, llegando hasta el extremo lamentable de leer que una de las causas de suicidio en Colombia es también esta violencia sistemática que ejercen compañeros de estudio o trabajo contra sus compañeros.

Acudimos a la sicorientación y con la prudente participación de uno que otro docente y la citación de los acudientes el suceso terminó en un acta de compromiso y no pasó a mayores. Turrualdo volvió a clase y en la actualidad asiste al ritmo que sabemos y casi siempre un poco triste pues, suponemos, la muerte de su padre no lo ha dejado volver a sonreír.

Mientras, “el grupito del problema” también siguió su rumbo habitual, es decir, siempre molestando a unos aquí y a otros allá, aunque con menos intensidad, incluso la unión de “uña y mugre” que los caracterizaba por primera vez empezaban a tambalear.

Desde ese momento seguimos con las estrategias de mejoramiento de los aspectos disciplinarios y académicos que ameritaba el grupo noveno dado su bajo rendimiento durante el primer período del presente año lectivo, pero reforzamos más lo de tratar el asunto del matoneo escolar. De paso decir que a los estudiantes de por acá les resulta familiar el término (matoneo) más por los medios de comunicación que por encontrarle un sentido consciente asociado a sus actitudes agresivas… Es que a veces los estudiantes solo creen que están jugándose con el otro, jugándole alguna broma pesada y otras acciones tenidas como normal. Pero he ahí el peligro pues cómo determinar el justo momento en que la línea del juego es traspasada y se entra en los terrenos del matoneo escolar. Y la respuesta más sensata puede ser: prestándole atención a estos juegos pesados, a las expresiones con las que se tratan los estudiantes, a cómo se nombran entre sí, cómo se integran o se evitan en las tareas grupales y a todos esos comportamientos que siempre hemos considerado normales, pero dado las circunstancias actuales no podemos confiarnos y mejor vacunar y no tener que lamentar…

Justamente eso fue lo que hicimos, claro el dilema de por dónde comenzar, si alborotar el avispero o ser más prudentes en lo que vislumbramos podíamos formular como propuesta institucional para asumir el fenómeno del matoneo. Nos decidimos por lo segundo, es decir, darle un bajo perfil al tema pues la experiencia nos ha enseñado que se causa más perjuicio difundir a los cuatro vientos determinada problemática o sospechas sobre ellas que tratar de solucionarla estrictamente con los involucrados y unos cuantos más que sí desean aportar. Así fue hace años cuando se detectó algún brote de droga, así fue cuando se detectó…

Entonces este documento, tipo proyecto de aula, no pretende más que describir o detallar una experiencia que ahora planteamos desde el grado noveno, como grupo piloto, pero, que desde ya lo aclaramos, se asume con una amplia visión institucional, que involucre progresivamente a todos los miembros de la comunidad educativa, desde los más chicos hasta los más grandes.

PROPÓSITOS

Todos los actos positivos de los seres humanos, conscientes o inconscientes, tienen una motivación que los mueve hacia la búsqueda de un cambio de estado físico o psicológico que brinde un triunfo y satisfacción personal o colectivo. La nuestra, como autores intelectuales de esta experiencia que se implementa en el grado noveno de (*), no es más que lograr que los estudiantes a nuestro cargo sean las mejores personas posibles (amigables, sinceras, tolerantes, talentosas, etc.) dentro de esta sociedad cuyos valores escasean, se debilitan o se promueven de manera invertida y se da como aceptado que lo bueno es malo y viceversa. Ello nos preocupa sobremanera pues los mensajes que reciben nuestros estudiantes por fuera del debilitado hogar y del impotente ámbito escolar son cada vez más crudos y desorientadores de lo que quisiéramos y de lo que antaño era costumbre.

Por lo anterior, y reiterando un poco, nos ánima y nos fijamos como propósitos levantar un gran muro de contención que no permita la llegada a nuestro paraíso rural de ese horrible fenómeno llamado matoneo y, como valor agregado, evaluar las actitudes agresivas actuales a partir del grado noveno como grupo piloto y así ejercer una acción institucional preventiva, que no alarme innecesariamente sino que sume voluntades y miradas comprometidas para evitar las consecuencias de este mal escolar que se ha ido incubando en las escuelas de Colombia en sus diversos matices y modalidades.

OBJETIVO GENERAL

  • Propiciar entre los estudiantes de la institución la reflexión en torno a la importancia de una buena convivencia, como base para el crecimiento personal y colectivo frente a los retos que conllevan los aspectos formativos y académicos para los jóvenes de la actual sociedad..

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

  • Integrar a los estudiantes con sentido de compañerismo, unidad afectiva y de apoyo solidario con respecto a los procesos académicos y formativos del grado noveno.
  • Erradicar los brotes de agresión escolar que se vienen presentando en el curso mediante el diagnóstico de sus causas y la participación activa en talleres de orientación sobre las modalidades, consecuencias y bloqueos de estas problemáticas.
  • Mejorar los resultados académicos en los períodos II, III y IV y obtener la aprobación del grado noveno con méritos suficientes.

1. CIRCUNSTANCIA DE IMPLEMENTACIÓN DE LA EXPERIENCIA

La puesta en marcha de este proyecto de aula nace a partir de la necesidad que se tiene en un curso de grado noveno en donde las condiciones de convivencia no eran las mejores y los resultados académicos eran bajos ya que un aspecto incide en el otro y ello fue dando paso a una serie de estrategias de mejoramiento que progresivamente evolucionaron hacia lo conceptual.

En nuestra institución se cuenta con una hora semanal dentro del horario académico llamada Orientación en valores, que más que una asignatura o área es un espacio a cargo del director de grupo de cada curso en donde se realiza una labor de orientación según las necesidades de cada grupo de estudiantes. En este sentido, entonces, nos ubicamos en el grado noveno y una vez detectada la problemática de que el aspecto disciplinario de los estudiantes está incidiendo en su convivencia y en los desempeños académicos, se empiezan a enfrentar directamente el asunto con los jóvenes con un enfoque de diálogo amistoso y persuasivo, tratando de que los estudiantes fueran conscientes de que a mayor problemática en el curso en lo convivencial mayor dificultad también para obtener buenos resultados académicos. En esta fase se detectó claramente que parte de la situación se daba en la fusión que sufrieron los estudiantes pues en el grado anterior, 8º. eran dos grupos distintos que poco se relacionaban y al pasar a constituir el grupo noveno en conjunto se pasó de una convivencia de unos 15 estudiantes a 30 y eso empezó a generar cierto malestar entre unos y otros que se culpaban mutuamente de la condición de problemas diarios en el curso. De ahí la justificación de hacer algo y en efecto se fue dando forma a esta iniciativa que terminó siendo como una especie de proyecto de aula en su desarrollo muy puntual pero se propone como aporte institucional para enfrentar el fenómeno de la agresión escolar, que de hecho sí existe pues se están dando formas muy variadas, algunas muy sutiles o disfrazadas de juego que vale la pena con tiempo estudiar.

Hay que agregar, que aunque la situación de mala convivencia era evidente pues todos lo comentaban (como suele suceder), se encontró prudente acudir a una encuesta muy específica sobre el tema de la agresión escolar y sus resultaron nos alarmaron pero no hemos sido alarmistas, más bien con bajo perfil analizamos cada aspecto y así nos fue posible saber a dónde concretamente orientar nuestras estrategias de mejora con este grupo de treinta muchachos(as), teniendo claro que  de no hacer nada la situación tendería a empeorar.

Para aplicar dicha encuesta se escogió una muestra aleatoria de 20 estudiantes, de ambos géneros. El número de la muestra fue condicionado por la cantidad de computadores disponibles ya que la encuesta fue digitalizada y su confiabilidad dependía de que cada estudiante pudiera brindar un criterio personal. Esta encuesta también se alcanzó a realizar a estudiantes de los grados 7º. 8º. y 10º. pero se espera al final del año lectivo evaluar esta fase de implementación como experiencia piloto en el grado noveno y así fortalecer lo pertinente para su repotenciación, ojalá siempre con enfoque preventivo y menos curativo.

Ver formato de encuesta y gráficas con descripción de resultados en nuestro blog: https://valoresietac.wordpress.com/about/encuestas/

2. PROCESO DESARROLLADO

El proceso de desarrollo de lo que llegaría a ser esta experiencia en su aspecto formal se dio desde un punto inicial muy espontaneo, verbal y centrado en el diálogo que buscaba, por un lado, aconsejar urgentemente hacia lo bueno y, por otro, detectar las causas orígenes de la situación, un aspecto más complicado de la situación o más demorado por el mutismo verbal del curso al ser requerido para enfrentar con seriedad la problemática de los juegos pesados y los malos resultados académicos… Hubo que acudir a la estrategia de que cada uno expresar por escrito la opinión que tenían de las problemáticas del curso, bajo el compromiso de que los resultados solo serían utilizados por la sicorientadora como información y no tenían porque ser divulgados a terceras personas, ni siquiera al director de grupo. El objetivo se cumplió y la sicorientadora pudo tener una idea más real de quién era quién en el curso y así pudo organizar un plan de talleres focalizado a la mejora personal de cada estudiante, pero estratégicamente intencionado a quienes se determinó habían tomado cierto liderazgo en la indisciplina del curso. Fueron jornadas en donde se solicitó horas de clases a los profes y después de una breve introducción de parte del director de grupo los estudiantes quedaban solos trabajando con la sicorientadora. Mientras, el director de grupo se centró en la mejora de resultados académicos, a revisar promedios y apoyarse en las actas que el sistema de evaluación arroja para los estudiantes con dos o más áreas por período. Eran pocas las áreas que la mayoría de los estudiantes no perdían, desde religión hasta educación física y por eso, sin desmeritar ninguna área se emprendió la tarea de consultar con cada docente sobre los motivos del bajo rendimiento, encontrándose que coincidían todos en afirmar que los estudiantes de noveno no atendían bien las clases por estar más centrados en la indisciplina y que en ese ambiente de permanente llamados de atención era difícil un buen proceso de aprendizaje, aparte de algunas otras debilidades de tipo académicos que los estudiantes traían. Hay que decir que de alguna manera se hizo una especie de lobby con los docentes pues también es cierto que a pesar de los malos resultados la mayoría de los profesores solo insisten en las quejas pero pocos cambian sus estrategias de enseñanza a pesar de que de antemano saben que las que vienen aplicando solo conducen al fracaso. Con los padres de familia también se hicieron varias reuniones, cambiando el esquema tradicional de solo llamarlos para la entrega de informes y de manera tardía cuando ya no hay nada qué hacer y se encuentra en desarrollo el período siguiente. Las reuniones fueron antes de la culminación del período y con la presencia de los estudiantes que en el esquema habitual tampoco participan y luego lo que hacen los padres es llegar a casa decepcionados, o enojados la mayoría, y agreden verbal o físicamente al estudiante. Fue un círculo vicioso que en el contexto de desarrollo de esta experiencia se rompió y así se les hizo saber a los padres. Preferimos, entonces, la confrontación directa entre acudiente y estudiante y así ejercer una acción más formativa sobre cada caso, sobretodo aceptando que es sobre el estudiante que siempre recae la responsabilidad de su bajo rendimiento y los demás actores de su formación casi nunca son involucrados. En este contacto con los padres y estudiantes fue importante un proceso de acercamiento, de cerrar un poco la brecha entre el mundo de los estudiantes y el de los padres, quienes a veces son los que menos conocen a sus hijos o se enteran de último de sus comportamientos y actitudes por fuera del hogar. Un ejemplo contundente: todos los estudiantes del grado noveno tienen cuentas de correos y Facebook pero en los padres escasamente se encontró que solo dos padres de familia tenían el suyo, asunto entendible pues en el corregimiento de Caracolí son pocos los hogares que han adquirido un computador y contratado servicio de internet, en cambio los hijos de estos padres, nuestros estudiantes, cuentan con dos salas con equipos computacionales y pronto harán uso de treinta computadores portátiles que se podrán trasladar a las aulas tradicionales. ¿Hay o no un distanciamiento entre las condiciones formativas de los padres y las de los hijos? ¿No influye tal distanciamiento generacional, académico y de intereses distintos en las relaciones entre padres e hijos? ¿Será que los estudiantes de hoy día absorben más de lo que los medios de comunicación y de lo que la tecnología virtual les brindan que de los padres que tienen el dilema de si es bueno o malo corregir –como se hacia antes hasta con el hijo ajeno-  por eso de las leyes en donde se garantiza “el libre desarrollo de la personalidad”.

Lo anterior hará releer a los ajenos. Para nosotros, la realidad del desarrollo de nuestra experiencia nos hace responder categóricamente que sí. Por eso les enseñamos –en una reunión taller- a los padres qué era eso del “feisbuk”, les mostramos a los padres en pantalla gigante la página de sus hijos, los amigos de sus hijos, los comentarios de sus hijos, las imágenes de sus hijos… hasta las novias de sus hijos, claro, los padres hombres, orgullosos por aquello del machismo, pero las madres (la mayoría presentes) preocupadas de todo ese mundo que ellas desconocían de sus hijas… Y ahí volvimos a un anuncio que ya les habíamos dicho al principio: “padres, acudientes, adultos a cargo de sus acudidos, tienen que abrir su Facebook y mandarle solicitud de amigo a sus hijos, vamos a ver qué cómo hacemos, cómo nos formamos en eso, por lo pronto habrá un Facebook del curso (Valores IETACGrado Noveno) en donde haremos grupos y pondremos anuncios y resultados académicos…; también un blog (https://valoresietac.wordpress.com/) para los procesos más de fondo  y participaciones tipo foros que motiven a los estudiantes a un uso más productivo de la tecnología informática y de paso, casi sin percibirlo, una mejora en sus actitudes; y también una cuenta en Twitter -¿por qué no?– ( https://twitter.com/ValoresIETAC) que nos permita una completa red de comunicación, de atención al usuario esté donde esté…” Esto se les planteo a los padres en tono afectivo y lenguaje fácil de entender. Todos se emocionaron y se mostraron dispuestos a trabajar en lo suyo.

Y en este desarrollo estamos, no fácil pues no se crea que los computadores y el internet todos los días están ahí y que solo existe el espacio de Orientación en Valores, pero el reto de marcar diferencia y la convicción de creer en el potencial de estos estudiantes nos hacen pensar que vale la pena y que nuestra misión docente no es alegrarnos al final del año por la cantidad de no aprobados –eso es lo fácil- sino poner al servicio de las problemáticas de los estudiantes y padres todo el andamiaje institucional, todos los cursos, capacitaciones y especializaciones docentes. Que los estudiantes lo logren sin regalarles nada, que entiendan que un año aprobado es un paso adelante, coherente con su evolución física y mental. Lo contrario, quejarse y no hacer nada es estancarse, desconocer que el fracaso que achacamos a los escolares no es más que nuestro propio fracaso.

3. RESULTADO OBTENIDO

A la fecha la experiencia se encuentra en fase de aplicación y se plantea abierta hacia el futuro fortaleciéndose así misma en la medida en que sus resultados se vayan consolidando en metas concretas frente a las mejoras que requieren los estudiantes en noveno pero proyectados a un recorrido por los grados 10º y 11º.

El impacto actual es evidente en la medida en que la mayoría de los estudiantes muestran una actitud diferente de comportamiento y las relaciones se han vuelto más tolerantes y amigables. No obstante, aún quedan algunas situaciones aisladas de unos cuantos estudiantes que no muestran un real cambio y con ellos se están animando unas estrategias más personalizadas, entendiendo que al marginarse, bajo cualquier pretexto, de los talleres de orientación el mensaje que nos están enviando es que son los estudiantes que más requieren reorientar su comportamiento pues el victimario requiere más atención que la víctima.

En lo académico el impacto de esta experiencia de armonización y motivación también es notable a corte de 3er. período, a excepción de dos estudiantes,  todos los estudiantes obtuvieron mejores resultados en sus calificaciones y eso les permitió nivelar el promedio mínimo de aprobado (3.0) y con ese mismo impulso que llevan todos deberán aprobar el grado noveno sin recuperación. Ello resulta significativo pues hasta segundo período de treinta estudiantes, solo un estudiante llevaba un promedio aprobado y la imagen del curso ante los profes estaba por el suelo.

En resumen, se puede afirmar con optimismo que no se ha sembrado en el mar y  que los estudiantes han ido modificando sus comportamientos agresivos y de apatía escolar por unas actitudes más coherentes, tomando mayor conciencia de asumir con madurez el esperado paso hacia la media académica. Somos claros en que no es una labor terminada sino en construcción, como todo lo humano. La prioridad de esta propuesta piloto está centrada en el crecimiento personal, en transformaciones que se den de adentro hacia afuera, no por interés de acomodación sino por un claro sentido del respeto, la tolerancia y los derechos y deberes que se deben ejercer. Es una experiencia abierta, institucional y que necesariamente integrará a todo el equipo de directores de grupo pues la estrategia de utilizar un blog como espacio virtual es para motivar hacia nuevas formas de solucionar los conflictos y romper los esquemas y tramitologias de lo impreso, en cuanto obstáculo, no desmeritando que la tradición de la escritura, como huella del hombre, debe fortalecerse en lugar de pensar o creer que debe desaparecer. Entonces, el resultado de la experiencia es visible en sí misma, más que una teorización de ella. Y en esta posibilidad de auto desarrollo y de impacto semanal, mensual o anual, grado tras grado, está puesta la esperanza y vida útil de esta experiencia.

4. CONCLUSIONES

 Esta experiencia más que haberse planteado como significativa o innovadora ha sido expuesta a su consideración con el fluir natural que brinda el estarse desarrollando, no tan extremadamente formal como pinta, pero sí con la convicción de que los niños y adolescentes que hoy ocupan nuestras escuelas son frutos de una sociedad que los complicó y que es fundamental hacer lo que haya que hacer para reacomodarles el mundo.

Tal el caso de nuestros queridos alumnos, son muchachos normales, pero los brotes de agresividad han crecido en la misma proporción en que en casa cada vez se sabe menos si corregir o no corregir. Por ahora, el tema del matoneo o bullying puede parecernos una noticia lejana y eso lo manejamos con la debida prudencia pero la experiencia piloto que se ha esbozado en estas líneas ha dejado entrever que los mismos estudiantes están percibiendo –y sintiendo- que más que juegos pesados circunstanciales se han ido desbordando hacia el abismo del matoneo, en modalidades como los apodos, la molestadera constante y la negación del saludo para siempre por x ó y motivo… Ello ha sido evidente en los foros de participación y en los resultados de las encuestas.

Entendemos que es una variable nueva de conflicto de los que ya tenemos y que lo avanzado hasta este recorrido es solo el primer paso dentro de los muchos que habremos de dar para determinar mejores enfoques de abordaje y no dejar que la situaciones nos tomen ventajas y lo que no se hizo temprano nos cueste tarde.

Por ello, e tema de la agresión escolar lo hemos planteado de frente y, dado que hay asomo de matoneo en algunos grados, con la prisa de que es urgente la prevención y el bloqueo de los matices que hemos detectado y que tenemos aún en seguimiento. La inclusión de los espacios virtuales ha sido considerada tanto por el dominio que de ella tenemos, como el saber que los estudiantes son fieles usuarios de estas nuevas tecnologías que llaman, quizás en niveles no apropiados, pero que bien orientados no dudamos que algo logran como lo hemos querido presentar en el trasfondo de esta experiencia.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

ü  Constitución Política Nacional, art. 16. Libre desarrollo de la personalidad.

ü  http://www.colombiaaprende.edu.co/html/home/1592/article-107069.html (Guía proyectoS de aula)

ü  http://www.santillana.com.co/websantillana/premio-santillana-2012/

ü  El libro de la convivencia, Presidencia de la República y CEMEX Colombia. Casa Editorial El Tiempo.

ü  Estándares básicos de competencias ciudadanas   Serie Guía No. 6. Ministerio de Educación Nacional, Bogotá, 2004.

 Anexos

 Pantallazos espacios virtuales (redes sociales y blog) en los cuales se apoya la experiencia.

EN NOVENO ENREDAMOS AL MATONEO

Propuesta postulada al XVIII Premio de Experiencias Educativas

…………………………………………………………………………………………………….

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Trackback: En Noveno enREDamos al matoneo « Nuestra Convivencia Institucional

Tú participación en este foro resulta muy importante, por favor hazlo con buena redacción y respeto.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

FECHA

diciembre 2016
L M X J V S D
« Dic    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otro 1 seguidor

A %d blogueros les gusta esto: